preloader

Un injerto capilar te puede ayudar, pero siempre acude a profesionales

 Un injerto capilar te puede ayudar, pero siempre acude a profesionales

La pérdida del cabello ha sido una preocupación que ha estado presente a lo largo de la historia.

Las mujeres y hombres que la han padecido han buscado con creces una solución para poder recuperar su melena, pero…

¿Realmente existe una solución para esto?

Los antiguos remedios que se vendían el siglo pasado fueron sustituidos por otros mucho más sofisticados, pero igual de ineficaces. Por eso, es muy importante siempre que podamos acudir si o si a un profesional. Si bien son múltiples las causas que pueden llevar a la pérdida de nuestro pelo, la alopecia androgénica (la que conocemos como calvicie común) es la más habitual. Y solo en Europa afecta al 62% de los hombres mayores de 50 años y al 50% de las mujeres de 50 años de edad. Este problema es un problema que se hace presente con mayor frecuencia en las personas con raza caucásica.

La frecuencia de presencia de este problema suele aumentar con la edad y su causa es muy multifactorial. Influyen sobre todo la genética y las hormonas de la persona, por lo que, en mujeres, aumenta mayormente después de la menopausia.

Existen también algunas enfermedades parecidas, como la hiperplasia suprarrenal congénita o el síndrome de ovario poli quístico, en las que, debido a un exceso de hormonas masculinas, la pérdida del cabello puede ser uno de los síntomas.

Proceso duradero en el tiempo

La caída del cabello es un proceso lento que puede durar años, y es probable que no percibamos pelos en la almohada o en la ducha. Pero, iremos perdiendo densidad de forma paulatina. No significa tanto una pérdida de cabello, sino que importa más de la densidad de este. Se va transformando en un vello hasta que desaparece definitivamente. En los hombres, se puede caracterizar especialmente debido a que se ve como una pérdida de cabello en la línea frontal, así como en la coronilla, y en la mujer existen dos patrones:

  1. ‘la raya ancha’, en la que se aprecia cuando nos peinamos con la raya en medio, se puede ver una pérdida importante de densidad capilar;
  2. Cuando la pérdida es central y difusa.

Primero que nada, tenemos que destacar que este problema no se trata de una enfermedad en sí misma. Pero sí puede tratarse como tal en caso de que empiece a suponer un problema para el paciente. Tratándose de este modo, la preocupación por la pérdida de cabello ha generado diversas “Soluciones Milagrosas”, publicidad engañosa, numerosas estafas. La realidad es que los tratamientos más efectivos pueden ser o bien utilizando una medicación específica o bien mediante una intervención quirúrgica, por medio de un trasplante capilar.

No todos los tratamientos pasan por un trasplante capilar

Sin embargo, estos pueden ser tratamientos complementarios. Es decir, no va a servir de mucho realizarnos un trasplante capilar si continuamos con el consumo de algún tipo de medicación (ya sea oral o tópica) el problema de la alopecia.

Porque el pelo se seguiría cayendo. También debemos tener siempre en cuenta que no todos los tipos de alopecia se pueden resolver con un trasplante capilar. De ahí nace la importancia de un excelente diagnóstico y de la implementación de una buena técnica.

Los diferentes tratamientos futuros estarán más enfocados en utilizar las células madre con el fin de conseguir recuperar todos los folículos dañados mediante ellas o para ayudar a reprogramar las células más mesenquimales.

Técnicas más eficaces:

Cuando el trasplante capilar está indicado, existen técnicas como la de reducción o colgajo. Estas son las que consisten en pasar el cuero cabelludo de zonas donde exista una mayor densidad y trasladarlo a la zona mayormente afectada.

Para lograr una mejor apariencia, pero no son las que más nos pueden convencer. Existen otras técnicas que se aplican hoy en día las cuales aportan resultados mucho más eficaces y satisfactorios. Resulta ser el caso de la técnica FUSS y la técnica FUE.

La primera, técnica FUSS, (la cual ya casi no se usa o es utilizada muy pocas veces):

Consiste en retirar una tira de cuero cabelludo con una gran cantidad de folículos pilosos. Se seleccionan uno a uno los folículos para después redistribuirlos por toda la zona afectada para que vuelva a crecer.

Por otro lado la técnica FUE, es una técnica más evolucionada, que consiste en extraer las unidades foliculares individualmente. Dejando solo una muy pequeña cicatriz que ni siquiera la notarás.

Y, si bien el proceso de crecimiento de las unidades trasplantadas es un poco más lento, los resultados son mucho más naturales.

Y, por ende, más satisfactorios.

Tratándose de este caso, es de suma importancia tener una zona donante en buenas condiciones y con buena densidad. Consiste en un proceso largo del cual solo se necesita anestesia local y, en el caso de que sea necesario, alguna medicación para los nervios y poder relajarse. El paciente, después de la consulta, podrá salir por su propio pie con completa normalidad. Ahora, refiriéndonos al postoperatorio, no suele existir el dolor, pero sí puede hacer presencia una ligera inflamación en la zona donante y, después de unos días, es muy importante no tocar la zona intervenida y evitar a toda costa la exposición solar de la misma.

Siempre contacta con profesionales

¿Sabes que contamos con la primera sesión gratuita?

Contacta hoy y te ayudaremos en todo lo que puedas necesitar.