preloader

La relación entre el estrés y la pérdida del cabello

 La relación entre el estrés y la pérdida del cabello

Es un hecho demostrado científicamente

Que de tantas causas que existen para la pérdida del cabello tales como una condición genética, algún problema de salud o sufrir de alopecia, el estrés puede ser una causa para la pérdida del cabello. La cuestión es que el estrés no solo es una de las muchas causas que existen para la pérdida del cabello, sino que también, el estrés es una de las causas más comunes (por no decir la más común) para sufrir una pérdida de cabello.

La pérdida del cabello debido al estrés

Puede presentarse en mayor o menor medida dependiendo de diferentes factores como el nivel de estrés de la persona o la situación emocional del que lo padece. Pero tranquilo, también te tenemos buenas noticias y es que esto no tienen por qué ser permanentes. Si controlas el estrés, el cabello puede volver a crecer.

Existen diferentes señales que puedes verificar por tu cuenta para saber si estás sufriendo una pérdida de cabello. Puedes hablar con tu médico si notas que al peinarte o al lavarte el cabello tienes una pérdida repentina o irregular, o más pérdida de pelo de lo normal.

La pérdida repentina del cabello

Puede indicar una enfermedad oculta que requiere tratamiento. Si fuera necesario, tu doctor puede sugerirte opciones de tratamiento para tu pérdida de cabello.

Es importante cuidarnos del estrés excesivo ya que, aparte de la pérdida de cabello, este puede ser muy perjudicial para nuestra salud en nuestras vidas cotidianas, así como disminuir el rendimiento laboral o académico. La caída normal del cabello es de 50 a 100 cabellos diarios. Una vez pasada esa cifra no hay por qué alarmarse, pero puede ser un indicativo al que debes prestarle atención. Puedes usar como pista a tomar en cuenta lo que hemos mencionado anteriormente que en el momento del lavado o cuando se va a peinar y ver si existe una caída excesiva.

Los aspectos relacionados con el estrés

Como los eventos vitales estresantes, problemas psicosociales en el ámbito laboral, familiar o social no son la causa de la alopecia, pero pueden estar vinculados con el inicio de la enfermedad y con el desarrollo posterior. Debido a esto es de gran importancia acudir a tu médico si notas una pérdida del cabello importante si estás pasando por un momento de grandes niveles de estrés.