Consiste en adormecer un área del cuerpo con un tipo de medicamento llamado anestésico local. Estos medicamentos se pueden usar para tratar afecciones dolorosas, prevenir el dolor durante un procedimiento u operación o aliviar el dolor después de la cirugía.

A diferencia de  los anestésicos generales, los anestésicos locales no le hacen perder el conocimiento. Esto significa que, en general, son más seguros, normalmente no requieren ninguna preparación especial antes de usarse y puede recuperarse más rápidamente.

Previene el dolor durante y después de la cirugía. Se puede usar un anestésico local, generalmente administrado por inyección, junto con un medicamento sedante para mantenerlo relajado mientras se lleva a cabo una operación o procedimiento. Ocasionalmente, se puede usar un anestésico local para cirugías más importantes cuando es importante que esté despierto, como durante ciertos tipos de cirugía cerebral, o para prevenir el dolor después de una operación mayor que se ha realizado con anestesia general.